Apostasía

Apostasía (del griego ap?: apo, “fuera de” y stas??: stasis, “colocarse”) es la renuncia de una religión de la que se era adepto. El apóstata es la persona objeto de la acción y fin de apostatar.

La libertad de conciencia

En el catolicismo, la apostasía es la negación de la fe de Jesucristo recibida en el sacramento del bautismo. El bautismo introduce al niño a la comunidad católica como miembro de la misma, a pesar de que éste no es consciente de ello y no ha elegido libremente ser bautizado.

En algunos países, entre ellos España, los individuos que han alcanzado la mayoría de edad pueden apostatarse si así lo desean.

Algunos ateos y agnósticos usan el término para describir la pérdida de fe en la religión. Otros movimientos como laicistas, librepensadores, científicos, u homosexuales utilizan la apostasía como parte de su lucha por la libertad de conciencia y como una opción válida para una sociedad más libre.

También se utiliza por conversos a una nueva religión o por otros motivos distintos (como puede ser cometer una grave falta hacia la propia religión).

Sin embargo muchos movimientos religiosos lo consideran un acto más de vicio, una corrupción de la virtud de la piedad, en el sentido de, al fallar ésta, la apostasía es la consecuencia.

Incluso hay religiones que pueden castigar al posible apóstata, como en algunas regiones extremistas islámicas, con la pena de muerte.

Fuente: Wikipedia