Las cifras del odio

Cuando un personaje tan chusco y devaluado pese a su ingente fortuna como el primer ministro italiano Silvio Berlusconi aseguró que Italia nunca sería multicultural ni multiétnica en una clara defensa de una Italia blanca con su hermosas velinas enfundadas en sus trajecitos negros no hablaba a humo de pajas ni se estaba metiendo él solo en un gran charco.

Las recientes elecciones europeas han puesto de manifiesto que uno de cada seis eurodiputados será euroescéptico, eurófobo, populista o extremista xenófobo, según subrayaron los análisis tras la finalización de las jornadas electorales europeas.

Más de un centenar de eurodiputados procedentes de partidos xenófobos y de extrema derecha han tomado asiento en el europarlamento, como el SNS de Eslovaquia; el Jobbik de Hungría; el partido de la Gran Rumanía; el partido Ley y Justicia de los polacos mellizos Kaczynski; la Liga Norte de Umberto Bossi; el Frente Nacional de Le Pen; la extrema derecha austriaca, con el 18% de las papeletas; el partido por la Libertad holandés, con el 17% de los votos, o el BNP inglés, con dos diputados. Ya un año antes ese mismo Parlamento con menor presencia ultraderechista lanzó una señal inconfundible con la aprobación de la Directiva Europea de Retorno, calificada de una manera suave como deshumanizada.

Fuente: laverdad.es