ProReforma: racismo y manipulación

La semana pasada fue celebrado el Día Internacional de los Pueblos Indígenas. Es preocupante que, a pesar del imparable crecimiento de las demandas internacionales de estas poblaciones, algunas élites históricamente privilegiadas sigan intentando promover estrategias para la anulación de sus reivindicaciones.

En países como Guatemala resultan patéticos los esfuerzos por, no sólo negar, sino reducir el espacio de peticiones democráticas, que históricamente ha sido usurpado a los pueblos indígenas por parte de las clases económicamente acomodadas, que racial y culturalmente se conciben como herederos de blancos y europeos.

Ante ello, personas particulares e instituciones sociales, académicas y profesionales, hemos hecho denuncias sobre el racismo implícito en la propuesta de reforma constitucional hecha por ProReforma (asociación responsable de la propuesta de reforma a la Constitución que se discute en la actualidad en el Congreso de la República), al criticar planteamientos como el escrito en su declaración de motivos en la que afirman que “históricamente los guatemaltecos hemos anhelado que el texto constitucional contenga los valores y principios que han hecho grande a la civilización occidental”, ya que con ello excluyen racistamente los anhelos, valores y principios de las poblaciones indígenas que, ante la “civilización occidental”, quedan relegados a un orden inferior.

Fuente: adital.com.br