Racismo institucionalizado en el Estado Chileno

Duele el alma humanitaria escuchar los relatos sobre la brutalidad policial en el marco de las represiones a las protestas sociales Mapuches. Asesinar, patear en el suelo, despreciar la vida del otro, no prestar ayuda humanitaria ¿son hechos aislados? El Gobierno mintió, carabineros mintió, dijeron que se trataba de una legítima defensa.

Eso es complicidad y autoria de asesinato. Carabineros de Chile sigue siendo un poder de facto y sigue obedeciendo a sectores acostumbrados a la violencia, al maltrato, al odio y el racismo. La acción de un cabo militar del GOPE es parte la reproducción de funciones que viene desde la plana Mayor de Carabineros.

No son hechos aislados, son cientos de casos de brutalidad. Niños baleados, secuestrados, asesinatos, allanamientos, maltrato, violencia y violencia, engendros del racismo y la intolerancia frente al reclamo por legítimas aspiraciones para contar con tierras dignas para la subsistencia y desarrollo de un Pueblo. ¿Por qué nadie dice de las 700.000 hectáreas que tiene CMPC del Grupo Matte en Chile? ¿O del Millón de hectáreas que tiene el heredero de Anacleto Angelini? ¿Cómo han hecho su fortuna?

Fuente: mapuexpress.net