Persistirá el racismo en tanto no se tenga un país más justo

Mayor bienestar para la población, acceso colectivo de los grupos discriminados al poder, y avance social y político de las comunidades indias y afrodescendientes, fueron algunas de las opciones que sugirieron Rodolfo Stavenhagen, José Agustín Ortiz Pinchetti, María del Carmen Quintero y Agustín Basave para terminar con el racismo en el país.

En el foro Racismo mexicano: ¿una minoría criolla discrimina a una mayoría mestiza?, organizado por Casa Lamm y La Jornada, comentaron que ese fenómeno persistirá en tanto no se tenga un país más justo y no se entienda que todos somos mexicanos, sin importar el color de la piel, lenguas ni raza.

Ante un público que llenó el salón Tarkovsky de Casa Lamm, Stavenhagen apuntó que el racismo es un fenómeno social que se construye socialmente para ciertos fines de dominio; es una tendencia social, ideológica o política de rechazo al otro por supuestos atributos biológicos, culturales o étnicos.

Los teóricos, dijo, se han pasado construyendo la justificación de la estructura del poder y con esa visión se apunta que todos somos mexicanos, pero unos dicen que son más mexicanos los indígenas, otros los mestizos y muchos más que son los criollos. Esta discusión no ha concluido y revela que el racismo es una ideología que sigue prosperando en el país, aunque está soterrada porque va en contra del mito nacional de que en el país no hay racismo.

Fuente: jornada.unam.mx