Ayer y hoy… sólo cinco siglos

Pronto se recordará una vez más el descubrimiento de América. En 1992 se celebraron los 500 años del descubrimiento de América y, para conmemorar el histórico acontecimiento, se erigió una construcción especial llamada El Faro de Colón para depositar allí los restos del navegante. El Papa romano asistió a los actos en Santo Domingo. Los reyes de España dieron testimonio de las hazañas de hace cinco siglos. Nuestros pobres pueblos presenciaron por televisión la reconquista.

No observamos el arribo de carabelas con hombres armados de la espada y de la cruz, sino de grandes naves voladoras trayendo, una vez más, a los conquistadores armados de inteligencia histórica y precedidos por el pontífice. En toda nuestra América se recordó, para bien o para mal, el 12 de octubre de 1492. La mayoría de los grupos indígenas continuaron su triste peregrinar sin caer en la cuenta de la fecha: los que sí, se lamentaron de las condiciones de vida que tienen después de cinco centurias; los criollos sí festejaron en grande la fortuita circunstancia de sus antepasados; y los mestizos vimos indiferentes ambas manifestaciones.

Si Gonzalo Guerrero, el padre del mestizaje en América hubiera sabido esto, no se habría dejado seducir por la hija del cacique maya ni se habría negado a los españoles más tarde. Su compañero Jerónimo de Aguilar conservó hasta el último momento su hispanidad, sin ayuntamiento carnal.

Fuente: oem.com.mx