Denuncian por racismo a empresario de Nuevo México, EE.UU.

Un propietario de hoteles en Nuevo México, Estados Unidos, ordenó a los empleados anglicanizar sus nombres y abstenerse de hablar español, reportó la cadena CBS News.

Sin embargo, el ex militar Larry Whitten, natural de Virginia, dijo que él no era un racista, sólo pretendía “mejorar la calidad comunicativa en sus negocios”.

Whitten expulsó a varios obreros por insubordinación, luego que cambió un Marcos por Mark, borró la acentuación hispana de un Martín, y decretó que nada de español en sus predios.

Finalmente trabajadores despedidos pidieron ayuda al grupo de derechos civiles League of United Latin American Citizens y plantearon una demanda contra el empresario en la oficina judicial de Taos, Nuevo México. La noticia trasciende en la misma semana cuando una pareja interracial en el estado de Louisiana pidió la renuncia de un juez sureño que le imposibilitó legalizar matrimonio por motivos discriminatorios.

Fuente: prensa-latina.cu