La idea de que la libertad está por encima del color de la piel es hispana

Para escribir este ensayo, considerado como uno de los mejores libros del año por el Times Litterary Suplement, Lucena Giraldo tuvo en cuenta cómo se conmemoraron en 1976 y 1989 los bicentenarios de la Revolución Americana y Francesa, dos grandes procesos históricos que «monopolizan la invención de la modernidad. Nosotros tenemos que aprovechar la coyuntura de este bicentenario no sólo para pensar el futuro, sino también para mostrar cómo el programa de la libertad moderna es una contribución esencial de Hispanoamérica».

Esto es algo que tiene que ver con dos elementos. En primer lugar, una ampliación de la idea de ciudadanía, que aquí no viene de la Revolución Francesa, sino del barroco; así, en un desfile barroco participaban los indios, los mestizos, los mulatos y los blancos: se daba visibilidad política a todos los estamentos.

Cuando se producen las revoluciones de independencia había una gran presencia étnica: la idea de que la libertad está por encima del color de la piel es hispana. Es decir, la constitución barroca favorecía esos equilibrios que mantenían unida a la sociedad. Y en segundo lugar, son procesos de crisis política que van del centro a la periferia, como ocurrió en la caída de la URSS.

Fuente: abc.es