Vistazo a la ciudadanía establecida en 1821

Imaginar la vida cotidiana en la Nueva España no es un ejercicio intelectual sencillo, porque la estructura social era distinta a la actual. Desde el siglo XVI al XIX, los roles establecidos y las posibilidades de desarrollo quedaron limitadas al llamado sistema de castas, que encasilló durante casi 300 años a la población según su apariencia física.

Con la consumación de la Independencia de México en 1821, los integrantes de aquella joven nación ganaron, según los historiadores, la ciudadanía.

El académico de la Universidad de Guadalajara (UdeG) David Carvajal explica que el sistema de castas surgió en América con la llegada de los españoles y su encuentro con la población indígena. Destaca que los peninsulares no venían solos en los barcos, sino que traían a trabajadores forzados de ascendencia africana.

Fuente: informador.com.mx