La indiedad americana

Evo Morales, jefe del Estado Plurinacional de Bolivia, es el participante en la llamada reunión “Cumbre de la Unidad” –realizada en Cancún– de Nuestra América india- afro-ibérica y caribeña afro-europeizada, con ejemplos de profunda trascendencia histórica: la reivindicación indígena.

De hecho, es el único mandatario indio –de la nación aymara– participante, pues todos son o criollos, descendientes de los colonizadores españoles, o mestizos, formados y conformados en el molde aun prevaleciente de los resabios de la dominación imperialista y cristiana europeos.

Mas si la indiedad étnico-cultural, cosmogónico-filosófica e ideológica y política del mandatario boliviano es un hecho insoslayable, también lo es otro de sus atributos: los indios de Nuestra América –oprimidos y despojados durante cinco siglos– reivindican derechos ancestrales. Acude, pues, don Evo a Cancún con un bagaje de acervos experienciales plenos de moralejas que, obvio antojaríase, los demás participantes ven, como los mandatarios de Brasil, Cuba, Ecuador y Venezuela, con empatía, pero otros –los de Colombia, México y Perú– con recelos.

Fuente: diarionoticias.com.mx