Racismo disimulado con humor

La idea es clara, la discriminación es discriminación en cualquier forma en que se dé. No hay excusas para defenderla ni para sostenerla.

Ideas como la de mostrar que una persona es menos que las demás por el color de su piel, por la forma como habla, o porque tiene menos que el resto es una situación que solo contribuye a desestabilizar lo poco que el Perú ha avanzado en materia de lograr una sociedad de respeto y de igualdad. Por ello, tras LA PRIMERA conquista de una iniciativa civil que logró sacar del aire el bloque del “Negro Mama”, ahora diversas organizaciones piden también que la “Paisana Jacinta” se quede en el baúl de los recuerdos de un Perú que se discrimina a sí mismo.

Lo que se logró hace poco al sacar del aire al personaje “Negro mama” es un paso en la construcción de una sociedad democrática, diversa e igualitaria, pero aún hay más caracterizaciones que siguen atentando contra grupos poblacionales peruanos, fomentando el racismo y la discriminación, como es el caso de la aún televisada “Paisana Jacinta”, una caricatura de la mujer andina, que la pinta como una persona sucia, despeinada y sin dientes, vulgar y agresiva.

Fuente: diariolaprimeraperu.com