Arizona tiene un historial de racismo

Desde hace 15 años, EE.UU. ha reforzado los controles en la frontera para evitar el ingreso de los indocumentados. El 10 de octubre de 1994, el Gobierno de EE.UU., con Bill Clinton a la cabeza, empezó la Operación Guardián, que consistía en militarizar la frontera de California, Texas y Nuevo México para evitar que crucen los indocumentados.

Tras 15 años de implementar la política migratoria, en vez de reducir el ingreso de los migrantes, la medida lo único que logró fue que los “sin papeles” se desvíen por zonas desérticas, como el desierto de Sonora o Arizona, para cumplir con su objetivo: llegar al país del norte.

Según un informe de la Comisión Nacional de Derechos Humanos de México facilitada a este diario, el análisis de las cifras de los flujos migratorios no documentados en Estados Unidos estableció que durante estos 15 años los cruces en la frontera en vez de disminuir se incrementaron. Del 2000 al 2008, la población no autorizada aumentó de 8’4 millones a 11’9 millones, y la cifra de personas que cruzaron la frontera bordeó los 500.000, es decir el fin de impedir los cruces no resultó.

Fuente: telegrafo.com.ec