Por qué se debe despenalizar el racismo

Con este post espero poder demostrar de manera lógica y racional que las leyes que convierten al racismo en un delito en realidad son contraproducentes y que lejos de ser una solución no hacen más que agravar la situación.

Se entiende por racismo a: “una forma de discriminación de las personas recurriendo a motivos raciales, tono de piel u otras características físicas de las personas, de tal modo que unas se consideran superiores a otras.” Si bien la xenofobia estuvo presente en toda la historia de la humanidad el concepto de “racismo” es relativamente nuevo en comparación.

Se puede ubicar su origen en el siglo XIV con las llamadas “doctrinas de limpieza de sangre” en España. Esta doctrina muy común en la España y Portugal de la Edad Media que daba mayor valor al descendiente del “cristiano viejo”. Una segmentación estrictamente imaginaria adoptada por los etnicistas y religiosos de la época para sacar ventajas de la monarquía pre-nacionalista. Esta misma doctrina fue la que se aplicó en el “Nuevo Mundo” por parte de los conquistadores. Podríamos hablar del racismo en la Biblia o del que se presentó en el colonialismo europeo pero sería terminar hablando de lo mismo. Desde siempre hubo un grupo de gente que sea por color de piel u origen sanguíneo se creyó superior al resto y no tuvo tapujos en demostrar esa presunta superioridad discriminando negativamente, cuando menos.

Fuente: paraguay.com