Fantasma del racismo

Aunque Barack Obama ha intentado por todos los medios desestimar las diferencias raciales y a sabiendas de que es objeto de un escrutinio minucioso precisamente por ese motivo, la atribulada historia estadounidense con la esclavización de los negros y la segregación que siguió después, los hechos recientes muestran que el racismo sigue vivo en la sociedad norteamericana.

El episodio último es el despido injusto de una desconocida funcionaria del Departamento de Agricultura de origen negro, supuestamente por haber discriminado contra un granjero por ser blanco, algo que se demostró era totalmente contrario.

Shirley Sherrod trató de explicar que todo había sido un error, que sus palabras habían sido tomadas fuera de contexto y distorsionadas, pero nadie se tomó la molestia en escucharla. Sólo después cuando ya estaba despedida y los medios masivos con una sevicia pocas veces vista la habían condenado, Sherrod pudo repartir una copia completa de su discurso y demostrar que su comportamiento, no solo no fue racista, sino altamente generoso.

Fuente: elmundo.com