Pigmentocracia mexicana

México es una ‘pigmentocracia’ donde, con notables excepciones, la élite de ascendencia europea manda en la economía y en la política, aún cuando no llega siquiera a la décima parte de la población total del país.

Añadí que practicamos un racismo poco velado –pero no reconocido- hacia nuestros compatriotas morenos e indígenas.

Comparto hoy algunos mensajes que recibí de los lectores:
1. Una lectora tampiqueña me señala: “Respecto a tu artículo del domingo 15 de agosto, no puedo decirte que no tengas la razón, pero ¿tú qué harías en caso de poder hacer algo? Hablo de los indígenas, mira yo respeto que tú seas de izquierda, pero hasta ahora no me ha tocado conocer ninguna obra de ustedes encaminada verdaderamente a ayudarlos; he visto, eso sí, cómo usan a los pobres y a los indígenas para sus fines”.

2. “Me ha encantado la columna, sin lugar a dudas, tocas un tema totalmente ausente en la vida pública del país y que nadie quiere reconocer”, apunta un activista de los derechos humanos.

Fuente: impreso.milenio.com