Identidad cultural

La identidad tiene diversos tipos. Una está dada por los genes –como el sexo que deviene en género por la determinación social- otra por el nacimiento –el sitio o la familia que da la nacionalidad- otra por la vida misma –la generacional-. Estas son impuestas, otras son opcionales: la religión, la profesión, el equipo de fútbol predilecto. La identidad cultural está dada desde el nacimiento por la familia, el grupo étnico y socio económico, así como la nacionalidad, a la que se pertenece.

En la civilización occidental los blancos mantuvieron el poder mediante el control político, religioso y militar, imponiendo su cultura. En la cultura blanco europea dominante se formaron aquí desde la Colonia los criollos y los mestizos, a pesar de que éstos, al inicio, tuvieron madre de cultura indígena. La escuela, colegio y universidad enseñaron la cultura europea, como únicos paradigmas, y se juzgaba un hombre culto aquel educado en ella.

Así pensaban los mestizos como Espejo, Calle, Peralta. La cultura blanca se impuso mientras se opacaba la indígena. La mestiza crecía lentamente. A fines del siglo XX dominaba ya la mestiza y emergía la ancestral indígena sin las anteriores subyugaciones.

Fuente: eltiempo.com.ec