Cordero a la barbacoa en Hidalgo y Tlaxcala

Los vecinos estados de Hidalgo y Tlaxcala discuten la autenticidad de su creación, ya que de llevarse la paternidad de este platillo conquistarían el estómago de todos los mexicanos.

Para preparar la barbacoa se estilaba excavar un hoyo de un metro de profundidad, cubierto por piedras forradas con pencas de maguey, previamente asadas, para posteriormente introducir la olla que contendría la salsa, ingrediente que aun se conserva.

“Chile ancho, chile morita, vinagre de yema, vinagre de manzana, hoja de laurel, hoja de aguacate, tomillo, cebolla, ajo, pimienta gorda, pimienta negra, sal y aceite de oliva”, comentó Laura Rabling, chef.

Esta salsa será utilizada como base para cocer la pieza de cordero a utilizar. Bañada en sal y aceite de oliva, la carne está lista para ser envuelta en hojas de plátano.

“Lo amarramos por los extremos y con la ayuda de unas tiritas de hojita de totomoztle hacemos el amarre. Esto lo dejamos reposando para que marine la carne durante ocho horas”, explicó Rabling.

Tradicionalmente, para cocer la carne, se colocaba una rejilla para sostener la pieza envuelta en pencas de maguey durante toda la noche, actualmente se deja a fuego lento en el horno de la casa.

Fuente: Once Noticias