Critican política de Gobierno español contra racismo

La Red europea contra el racismo (ENAR, en sus siglas en inglés) considera que el Gobierno español “sigue considerando la inmigración como un problema de orden público, y poco se hace por la integración social”, lo que redunda en un mayor racismo contra los inmigrantes.

El estudio destaca que el partido en el gobierno actualmente -el PSOE- “ya no utiliza, como el anterior, el rechazo a la inmigración como un arma política”, pero “ en el fondo la política migratoria apenas ha cambiado”.

La red, que ha elaborado informes sobre la situación del racismo en cada uno de los estados miembros de la UE, excepto Portugal, señala que en España el tratamiento negativo de los medios de comunicación y los continuos cambios en la legislación aplicable a los inmigrantes, “cada vez mas discriminatorios, están favoreciendo la mala imagen y exclusión social de muchos de ellos”.

Según el estudio, “se están multiplicando las situaciones en que el extranjero percibe y padece una discriminación en su vida diaria, buscando una vivienda, en la educación de sus hijos o en un centro de salud”, y esto ocurre en un momento en el que la población extranjera representa en muchos lugares españoles más de un 10%.

Un factor importante es el hecho de que España es frontera con Africa y, por tanto, es una de las puertas de entrada a Europa.

Y es una frontera, explica el informe, “en la que nuestros países vecinos africanos están violando los derechos humanos con dinero español y europeo, sin que nos preocupemos de los derechos de la población africana”.

“Ante este panorama, los poderes públicos guardan silencio, y cuando la realidad se hace pública, niegan la discriminación”, y además “la mayoría de las autoridades miran hacia otro lado, lo que provoca una mayor preocupación entre las organizaciones sociales, y aumenta la gravedad de los signos de racismo que padece la sociedad española”, agrega el texto.

También afirma que las autoridades españolas “se están aprovechando de sus buenas relaciones con el gobierno marroquí para frenar la inmigración africana a cambio de dinero, sin importarles los derechos humanos de estas personas”.

Fuente: eluniversal.com.mx