Fusión de España y América

Este año, además, la Ruta Quetzal fusiona a los jóvenes de España y América Latina en torno de una serie de celebraciones imbricadas en el punto de intersección donde la historia comenzó a escribirse a dos manos: el descubrimiento de América y su conquista.

De modo que, a propósito de Cristóbal Colón y las celebraciones de los 500 años de su muerte, los jóvenes se acercarán a la historia del IV Viaje que en 1502 realizó el expedicionario por las costas del Caribe del Mayaab, donde él y su hijo Hernando vieron por primera vez las almendras del cacao.
Colón murió cuatro años después sin saber que la tierra de la que había tomado posesión no era China, sino el territorio que hoy conocemos como Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá.
En la ruta por Centroamérica seguirán también las celebraciones del V centenario de la publicación del Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes, quien en 1590 mandó una petición al rey Felipe II para que fuera enviado como gobernador del territorio de Soconusco.
Cervantes nunca pudo viajar a América. Pero al amparo del premio que lleva su nombre, de este continente se han trasladado a su natal Alcalá de Henares, en España, escritores como Sergio Pitol, el más reciente, y antes Juan Carlos Onetti, Octavio Paz, Ernesto Sábato, Augusto Roa Bastos y Mario Vargas Llosa, entre otros.
Ya en las costas del Mayaab mexicano, en Yucatán, la expedición se sumergirá en la cuna del mestizaje que se inició en 1511, con la unión del náufrago español Gonzalo Guerrero y la princesa maya Ixchel Can. De ellos nacieron los primero mestizos hispano-mayas, hijos que Guerrero se negó a abandonar cuando Hernán Cortés lo invitó a participar en su viaje de conquista hacia el centro de México. “No puedo ir con vosotros, mirad a mis hijos cuán bonicos son”, le dijo.
Y los 340 jóvenes de esta expedición, en España los esperan más fechas que conmemorar y personajes que recordar.
Fuente: nuevoexcelsior.com.mx