Sin ingresos la tercera parte de tarahumares

Casi una tercera parte de toda la población indígena de Chihuahua no tiene ingreso alguno para la sobrevivencia. En algunas comunidades, como Batopilas, Chínipas, Uruachi, Carichí y Guadalupe y Calvo, esa proporción supera el 50 por ciento. Las estadísticas de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CNDPI), de los 136 mil 589 representantes de etnias que viven en la entidad, 39 mil 747 no registran en su economía entrada económica de tipo alguno, mientras que otros 13 mil 932 sobreviven con menos de un salario mínimo.

Hoy, cuando se celebra el Día Internacional de las Poblaciones Indígenas, casi la mitad de los tarahumares, tepehuanes, guarojíos y pimas de Chihuahua están en condiciones de pobreza extrema, a expensas de lo que les dé la Naturaleza y el asistencialismo gubernamental.

“Esta situación lleva a un estancamiento en el desarrollo comunitario, a un alto total y absurdo de la vida de los seres humanos”, asegura Horacio Echavarría González, presidente del Centro de Estudios Multidisciplinarios en Investigación Intercultural (CEMII).

Los indígenas de Chihuahua viven en condiciones de carencias de todo tipo. Según los datos de la CNDPI, de los catorce municipio que agrupan a los indígenas, sólo los de Chihuahua y de Juárez presentan un balance más positivo que negativo en cuanto a los ingresos promedio. Por ejemplo, el 68.3 por ciento de los que residen en la capital perciben más de dos salarios mínimos; y en Juárez la proporción es de 48.7 por ciento.
Sin embargo, la migración a las zonas urbanas implica otros riesgos para la población serrana, advierte Horacio Echavarría González. “La ciudad les ofrece lo peor de sí, ya que llegan a vivir en los barrios marginados, en medio de hacinamientos y los demás vicios, como prostitución y drogadicción”, señala el investigador.

En tanto, en las zonas rurales la situación se vuelve cada vez más deplorable. Las estadísticas indican un nivel de pobreza generalizado. El porcentaje de la población indígena sin ingresos en Chihuahua -29.1%, está por encima de la media nacional, que equivale a 25.8 por ciento.
Sin embargo, hay comunidades donde la pobreza se acentúa más que en otras. En Batopilas, la población indígena que no recibe ningún ingreso representa el 67.9 por ciento del total, mientras que en Chínipas es de 65.6 por ciento. Les sigue el municipio de Uruachi con 61.8 por ciento de los indígenas sin ingresos.

Casi en iguales condiciones se encuentran las comunidades de Chínipas y de Guadalupe y Calvo, con 53.7 y 53.9 por ciento, respectivamente. Los indígenas de Balleza, Moris, Urique y Guachochi están en una situación muy similar, de acuerdo con los datos de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas.