Atribuyen al racismo atrasos en ayuda a Nueva Orleans

El alcalde de Nueva Orleans, Ray Nagin, denunció hoy que el retraso en las ayudas para restaurar esa ciudad, devastada por el huracán Katrina, se debe a prácticas oficiales de racismo y burocracia.

Nagin dijo estar convencido de que el meteoro, ocurrido hace un año en esa demarcación del estado de Luisiana, reveló el lado débil de Estados Unidos en sus relaciones con la raza negra y las clases sociales.

El edil, también miembro de la comunidad afro-norteamericana, señaló que gran parte del dinero entregado para la reconstrucción de Nueva Orleans fue a parar a manos de empresarios y constructores, sin que se resuelvan los problemas.

No se pondrán límites para el levantamiento constructivo de ningún barrio, manifestó Nagin, reelegido alcalde en mayo último.

Según cifras oficiales, la situación es tan precaria en la mayor ciudad de Nueva Orleans que casi el 60 por ciento de los hogares y comercios todavía no reciben petróleo ni calefacción y sólo reabrieron tres de sus nueve hospitales.

Mientras, apenas 56 de las 128 escuelas públicas aceptarán nuevas matrículas en el próximo curso escolar.