Justicia brasileña emplazó a Google

La justicia de San Pablo dio 15 días de plazo para que Google Brasil revele datos de los usuarios de su sitio de redes sociales Orkut, bajo amenaza de aplicar multas de al menos 23.000 dólares diarios.

El juez José Lunardelli, de la 17ª Jurisdicción Federal Civil de San Pablo, ordenó al buscador entregar en ese plazo toda la información solicitada por la justicia criminal paulista para identificar a las personas acusadas de utilizar la comunidad virtual para promover la pornografía infantil y el racismo, entre otros crímenes.

La decisión de Lunardelli se produjo después que un fiscal federal acusara a la empresa de desatender 38 pedidos por la información. Según el fallo del juez, “los documentos presentados (por la fiscalía) demuestran que Google Brasil no ha cumplido con las órdenes judiciales”.

El Ministerio Público Federal de San Pablo denunció reiteradamente a Google Brasil por no eliminar de Orkut las comunidades que estimulan el racismo y la discriminación, o promueven la pornografía y la pedofilia. Por ello pidió sanciones contra el buscador, que podían incluir su cierre en Brasil.

En ese sentido, también la acusó de ocultar los nombres de usuarios del sitio, involucrados en esos delitos por Internet, y demandó una indemnización de 130 millones de reales (unos US$ 61 millones) por “daño moral colectivo”, así como fuertes multas diarias hasta que cumpla con la resolución.

Preguntá en EE.UU. . Las autoridades de Google en Brasil sostienen que todos los datos de los usuarios de Orkut están almacenados en un servidor en Estados Unidos y, por lo tanto, están regidos por las leyes de protección locales, lo que hace imposible para ellos revelarlos.

Más allá del entredicho, la compañía de Internet decidió modificar los términos de uso del servicio Orkut, desde ahora, sólo disponibles para usuarios mayores de 18 años.

Los brasileños representan el 65 por ciento de los 27 millones de usuarios de la red Orkut.

Tras una serie de denuncias, a fines de mayo Google se había comprometido a retirar de Orkut las páginas de usuarios de Brasil que hicieran apología de delitos y a entregar a la Justicia los datos requeridos.

También la policía detectó comunidades de neonazis y de pornografía infantil.