Disputa de criollos y mestizos en el futbol mexican

El más reciente escándalo en el futbol mexicano lo están originando los criollos sobre mestizos que se ubican dentro de la sección de árbitros. Hace dos meses aproximadamente el presidente de la comisión de árbitros del fútbol mexicano, el criollo Edgardo Codesal recibió “un misterioso paquete” donde se encontraban las conversaciones privadas que el mestizo Felipe Ramos había tenido con diferentes personas y donde éste expresaba sus inconformidades con la gestión del presidente de la citada comisión.

En lugar de denunciar ante las autoridades correspondientes el ilícito, el criollo Codesal prefirió guardarlas y usar la información para obtener de la federación mexicana de futbol una sanción de dos meses de suspensión para el árbitro inconforme Felipe Ramos.

Bueno pues resulta que ahora que afloró el escándalo (a pesar de que ambos había hecho las paces en público), también salen a relucir los pleitos que desde siempre han tenido los miembros de la agrupación arbitral por la supremacía de los criollos en ése sector.

En los medios de comunicación se le dan diversas interpretaciones al pleito, pero ninguno se atreve a tocar el tema racial que subyace al interior de éste organismo como en tantos otros de la vida nacional.

Así ahora vemos como hasta el criollo Arturo Brizio Carter (quien asume el papel oportunista del criollo histórico, el de defensor y paladín de la justicia), pasando por los supuestos mestizos Armando Archundia y Gilberto Alcalá salen inmiscuidos en el pleito, que amenaza ser de más grandes proporciones.

El caso es necesario mencionarlo y subrayarlo, para que se vea con claridad como el despertar de la conciencia en el tema de la ventajosa y oprobiosa relación que los criollos han mantenido en Latinoamérica con los mestizos e indígenas, empieza a explotar en todos los ámbitos de la sociedad, y se va generando esa nueva sociedad donde los tiempos de supremacía criolla ya empezaron a morir.

Ojala y que la Federación Mexicana de Fútbol actúe en consecuencia y sancione con todo rigor el hecho de basarse en el espionaje de conversaciones privadas para sacar ventajas muy al estilo criollo por parte de Edgardo Codesal.