Senado de EEUU aprueba construcción de muro en la frontera

El Senado de EEUU ha aprobado con 80 votos a favor y 19 en contra la construcción de un muro doble en la frontera con México para atajar el flujo de inmigrantes indocumentados.

Algunos líderes demócratas como el senador Edward Kennedy, han reiterado que la edificación de esa valla doble “será un desperdicio del dinero de los contribuyentes” y que se tiene la certeza de que el flujo de indocumentados continuará a pesar de los nuevos obstáculos que se les impongan.

La medida, aprobada por la Cámara de Representantes el pasado 14 de septiembre con 283 votos a favor y 138 en contra, ha sido sometida a votación por el Senado después de decidir el jueves la limitación del debate sobre esta ley.

Tras una serie de consultas entre demócratas y republicanos que duraron gran parte del día, el Senado dio luz verde a la construcción de un muro doble de 1.226 kilómetros de longitud en la frontera con México, que tendrá un costo de cerca de 2.000 millones de dólares (1.600 millones de euros). Previamente, la Cámara Baja había aprobado asignar una partida de 1.200 millones de dólares para construir ese muro del presupuesto de 34.800 millones de dólares destinados a programas de seguridad nacional durante el año fiscal 2007, que empezará el próximo domingo.

Tras la aprobación por parte del Senado, la ley será enviada al presidente estadounidense, George W. Bush, para su promulgación.

La vigilancia se reforzará en las zonas fronterizas de California, Arizona, Nuevo México y Texas. La decisión ha sido aplaudida por el secretario de Seguridad Nacional, Michael Chertoff, porque en su opinión contribuye a fortalecer la seguridad estadounidense, pero es rechazada por grupos de defensa de los derechos humanos.

La construcción del muro en la frontera sur, es una de las medidas contra la inmigración ilegal que han provocado divisiones en las filas republicanas en el Congreso.

Indocumentados considerados como criminales

El Congreso reanudará una breve sesión transitoria después de las elecciones legislativas del próximo 7 de noviembre, por lo que la reforma migratoria tendrá que esperar hasta el próximo año. Organizaciones que abogan por una reforma en materia de inmigración amplia indicaron que de no aprobarse esta ley antes de finales de año, el nuevo Congreso tendrá que empezar de cero.

Algunas coaliciones a favor de una reforma justa han dicho que en parte sería mejor que se dejara el proceso en manos de ese Congreso. En su opinión, esto permitiría desechar la medida que considera criminales a los indocumentados y a quienes les den cobijo en EEUU, aprobada en diciembre pasado por la Cámara Baja a petición del republicano James Sensenbrenner.

Esta medida es el único logro concreto del Senado en materia migratoria, pese a que ambas cámaras aprobaron sendos proyectos que nunca fueron armonizados debido a la polarización del asunto. La Cámara de Representantes aprobó la semana pasada varios proyectos de ley que recrudecen el combate contra los inmigrantes indocumentados, pero estas medidas afrontan un futuro incierto en el Senado debido a divisiones partidistas.

Fuente: Iblnews.com