Día de Consciencia Negra

Alrededor de 10.000 personas participaron hoy, en Sao Paulo, en la Parada Negra, una marcha realizada en conmemoración del Día Nacional de la Consciencia Negra, que se celebra hoy enBrasil.

Con motivo de la fecha, cientos de Municipalidades -incluso la de Sao Paulo, la mayor metrópolis industrial del país- dictaron hoy día feriado, en honor a los descendientes de esclavos africanos que actualmente conforman un 48,2 por ciento de los más de 185 millones de habitantes de Brasil.

El feriado conmemora la fecha de la muerte de Zumbi, un esclavo que se fugó y creó una comunidad independiente de negros en la ciudad nororiental de Palmares, que comandó hasta su muerte, el 20 de noviembre de 1695.

La principal manifestación popular por la fecha se inició cerca del Museo de Arte Moderno de Sao Paulo (MASP), con espectáculos de lucha, música y danza heredados de la cultura africana. Paralelamente a los actos culturales, dirigentes de movimientos en defensa de los derechos de los descendientes de africanos presentaron datos sobre los problemas que aún enfrentan los negros brasileños.

Según la coordinadora de la Comisión Nacional contra la Discriminación de la Central Unica de Trabajadores (CUT), María Isabel Silva, datos recientes comprueban que los descendientes de esclavos siguen en situación de desventaja frente a los blancos en Brasil.

Un informe divulgado la semana pasada por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE, estatal) demostró que los negros son las principales víctimas de la violencia y de las desigualdades sociales en el país, tienen los ingresos más bajos, el índice de desempleo más elevado y enfrentan más dificultades para permanecer en la escuela y para acceder a la universidad.

El estudio, realizado en las seis principales regiones metropolitanas de Brasil, reveló que los trabajadores negros y mestizos tenían en septiembre un ingreso promedio equivalente a 306 dólares mensuales, un monto equivalente al 51,1 por ciento al registrado entre la población blanca.

Los descendientes de los esclavos africanos que recuperaron la libertad en 1888 también son los más afectados por el desempleo: pese a que representan sólo un 42,8 por ciento de la población, los negros y mestizos conforman el 50,8 por ciento del contingente de trabajadores desocupados.

Entre los negros y mestizos, el índice de desempleo abierto en las seis ciudades investigadas llega al 11,8 por ciento de la población económicamente activa, frente al 8,6 por ciento registrado entre los blancos.

Por otra parte, el IBGE detectó también grandes diferencias raciales en lo que se refiere a escolaridad: de los 800.000 niños brasileños que siguen fuera de la escuela, medio millón es formado por descendientes de africanos.

Además, mientras que el 25,5 por ciento de los blancos brasileños con más de 18 años logró acceder a la universidad, entre los negros y mestizos ese porcentaje baja al 8,2 por ciento. No obstante, no todo son malas noticias.

Estudios recientes revelan un dato alentador: la proporción de descendientes de africanos en las universidades brasileñas, que durante décadas permaneció estancado en torno al 18 por ciento, está en aumento constante desde el inicio del siglo XXI, y llega hoy a un 30 por ciento.

Fuente: milenio.com