Aerolínea Iberia discrimina congresistas peruanas

Denuncian que Iberia discriminó a parlamentarias peruanas y pierden vuelo.
Marginaron a María Sumire e Hilaria Supa por razones étnicas

Las congresistas nacionalistas, María Sumire e HiIaria Supa, denunciaron ser víctimas del delito de discriminación racial por parte de empleados de la aerolínea de capitales españoles Iberia, quienes le impidieron sin razón alguna abordar el avión que debía transportarlas a Madrid para asistir a un congreso de parlamentarios indígenas.
María Sumire informó que el sábado por la noche, junto a la congresista Hilaria Supa, acudieron al counter de Iberia en el aeropuerto “Jorge Chávez” con sus respectivos boletos para registrarse y abordar el vuelo.
Dijo que pese a tener ambas toda la documentación en regla, los empleados de la empresa les comunicaron que no podían abordar el avión, pues este ya estaba lleno y no había cupo.
“Sin embargo, varios pasajeros que llegaron después que nosotras abordaron el avión sin ningún inconveniente”, indicó.
Sumire añadió que al quejarse por el hecho y al mostrar su pasaporte diplomático, los empleados de Iberia se burlaron de su dicción y le dijeron que “podían quejarse con quien quisieran”.

“Nos dijeron: cómo ustedes son congresistas si ni siquiera saben hablar bien el castellano, quéjense donde quieran (…) nos miraban de pies a cabeza. Eso nos indigna y no es posible que seamos extranjeros en nuestro propio país. Fue un trato inhumano que no puede suceder. Si esto nos pasa a nosotros que somos congresistas, qué pasará con el resto de nuestros hermanos quechuahablantes”, afirmó.
Según Sumire, a pesar que ambas representantes de Cusco se identificaron como congresistas, el trato no varió, lo que ocasionó que pierdan el vuelo y recién lo hayan hecho el mediodía del domingo a través de otra línea aérea.
La legisladora anunció que su abogado presentará una queja ante la Embajada de España en el Perú y pedirá al Congreso que se pronuncie sobre este vergonzoso caso de discriminación
Se debe señalar que la Ley 28867 sanciona los actos de discriminación racial, étnica, sexual o religiosa, con prisión de entre dos y tres años, pudiendo llegar hasta cuatro años si se emplea violencia física o mental o si el agente es funcionario público.

Sumire, conocida por fomentar el uso del idioma quechua en el Parlamento, pidió el apoyo de toda la población para sancionar este tipo de discriminación.
Las congresistas finalmente viajaron recién ayer al mediodía a Madrid pero a través de la empresa Lan.
Incluso comentó que pidió una silla de ruedas pero se la negaron de forma insultante.
“Estuve en el counter dos horas antes, pedí una silla de ruedas previamente solicitada y de mala manera me dijeron ¿por qué la pide? y les expliqué mi dificultad física y en lo que pesaba mi equipaje, me dijeron que ya no podía viajar pues habían vendido mi pasaje”, afirmó.
Reclamé y expliqué la invitación que como congresista me habían hecho para viajar a España”, se rieron, no nos escuchaban.
“Además delante nuestro seguían chequeando su equipaje otras personas”, manifestaron ambas congresistas, que exigieron sus derechos