Pizza pagadas con pesos causan amenazas y racismo

Una campaña de publicidad orientada a los turistas y a quienes regresan de un viaje a México con pesos en el bolsillo, es la última víctima del debate migratorio.

Pizza Patrón, empresa que tiene tres franquicias en San Antonio, ha sido el blanco de insultos raciales y amenazas en los últimos días.

La historia se remonta al 8 de enero, cuando la empresa lanzó su más reciente promoción: aceptar pesos mexicanos en los 59 establecimientos y franquicias de Texas, Colorado, Arizona, Nevada y California.

“Recibí nueve mensajes que van desde ‘esto es América’ hasta ‘vuélvanse a México’ y otros con un tono más fuerte”, dijo Christopher M. Partyka, que comparte con Charles Lufiinc una franquicia y las tres sucursales de Pizza Patrón de la ciudad. Por las voces de los mensajes Partyka cree que se trata de gente joven: ocho hombres y una mujer.

Partyka no conservó los nueve mensajes pero no está preocupado por el hecho.

Sin embargo, en la oficina central de Pizza Patrón en Dallas los mensajes y las grabaciones aún se conservan. Según el portavoz de la empresa, Ernesto Alonso Hernández, las amenazas y los mensajes han sido miles.

“Consisten en correos electrónicos y faxes”, dijo Hernández. “Son gente muy enojada y estamos tomando las cosas seriamente”.

“Esto es los Estados Unidos de América, no los Estados Unidos de México“, decía uno de los mensajes enviados por correo electrónico. “Renuncien a servirles comida a los malditos ilegales mexicanos”, decía otro. Otras misivas más duras decían: “A lo mejor te queman el restaurante”, “Ojalá se mueran”, y “Espero que el restaurante se incendie hasta el infierno”.

Alonso dijo que ya se están tomando medidas de seguridad en todos sus establecimientos para minimizar los riesgos, pero no ofreció detalles. También dijo que no van a suspender la promoción, que terminará a finales de febrero.

“Recibimos muchas llamadas de gente preguntando si era cierto que íbamos a aceptar pesos y nos dijeron que estaban muy contentos con eso”, dijo Leo Perales, gerente de la sucursal en la calle Fredericksburg, que sólo el lunes pasado tuvo 20 clientes que pagaron con pesos.

Los encargados de las sucursales de la ciudad dicen que la reacción de la clientela ha superado las expectativas y que las ventas han aumentado en 18% en tan sólo una semana de promoción.

Fuente: diariosrumbo.com