Cerco al racismo en Italia

El Tribunal Supremo italiano ha confirmado una orden del juez de investigaciones preliminares de Sicilia, que prohíbe la entrada a los estadios a aficionados que increpen a los jugadores con cánticos racistas.

La decisión del Supremo, que además obliga a los culpables de coros racistas en los estadios a presentarse ante las comisarias antes y después de los partidos que se disputen en su localidad, hace referencia a lo acontecido en el liguero Messina-Inter de Milán, del 27 de noviembre de 2005.

En dicho encuentro, seguidores del visitante Inter de Milán profirieron desde las gradas cánticos racistas contra el jugador local Marc André Zoro, jugador de Costa de Marfil y de piel de color negra.

Zoro, harto de ser objeto de los insultos racistas, incluso, en un momento del partido intentó abandonar el terreno de juego; lo que no hizo al final tras la intervención del árbitro y de jugadores de ambos equipos.

El Tribunal de Messina convalidó el procedimiento de arresto de una persona de unos treinta años, que fue identificado mediante las imágenes de las cámaras presentes en el estadio.

Según el Supremo, las frases racistas, entre otras cuestiones, expresan “formas de desprecio y de marginación en relación a individuos o grupos pertenecientes a comunidades étnicas y culturales distintas, a menudo consideradas inferiores”.

Fuente: eurosport.es