Tres aspectos olvidados de la corrupción en Latinoamérica

El tema es de origen universal desde ya, pero ahora que ha carcomido todo el tejido social, se han encendido los focos rojos de alarma en casi todas las naciones del orbe. Foros, seminarios, talleres etc. van y vienen para estudiar, analizar, e investigar los orígenes y consecuencias del crecimiento desmesurado de la corrupción en todos los ámbitos de la vida cotidiana, pero la realidad se encarga de ver cuán distantes están las posibles recomendaciones y soluciones que con realidad ataquen de raíz sus nocivos efectos en todos los estratos sociales.

Partiendo del hecho de que, “el ser humano es imperfecto por naturaleza”, esto nos permite encontrar una de las fuentes primarias de la corrupción, que sí bien es importante no es la única, porque otros factores políticos, económicos y sociales, producen el agregado cultural que a cada nación y región le diferencian unas de las otras. Así por ejemplo vemos como Finlandia es el país menos corrupto del planeta según las últimas informaciones, y sus ciudadanos explican que ello ha sido posible principalmente entre otros factores, por la práctica Calvinista de su religión cristiana en toda la población , habría que preguntarle a la jerarquía de otras iglesias en especial a la católica ¿porqué no han podido ellos incidir en la población más fuertemente en la cultura de la honestidad, transparencia y rendición de cuentas, de manera muy particular en América Latina? (no olvidemos que Martín Lutero y Juan Calvino provocaron el gran cisma de la iglesia católica en su tiempo al no superar sus diferentes visiones sobre ciertos temas con las del Vaticano).

Hoy se reconoce que el crecimiento de la corrupción en los países provoca no sólo el estancamiento del desarrollo, sino además es la gran fuente de desigualdad y pobreza de la mayoría de la población, que además distrae enormes recursos y trabajo para estarla atacando, y mismos que se podrían utilizar de manera más eficaz en aliviar tantos problemas y males evitables.

Sí por otra parte reconocemos que el cáncer de la corrupción no distingue ni posiciones, ni niveles en la escala de nuestras sociedades, porque como se mencionaba es “inherente a la condición humana”, lo que sí se pude es someterla a los límites de un rango de control donde sus efectos sean lo menos nocivos y perjudiciales para la sociedad en su conjunto, por lo que necesitamos partir de las auténticas realidades de cada país y región en la elaboración de políticas, normas, estrategias, líneas de acción y programas para su combate, dicho en otras palabras, necesitamos un concepción holística y como “traje a la medida” para lo que vamos a hacer.

Por lo anterior analizando el tema, observamos como se les han olvidado (no se, sí por omisión involuntaria ó por conveniencia) algunos aspectos de raíz y estructurales, para garantizar un combate a la corrupción con posibilidades de éxito. En todos los países se han instrumentado programas, herramientas jurídico-normativas, y unidades administrativas en todos los niveles de gobierno, que no sólo, no han obtenido logros significativos, sino que además les han costado muy caro a los contribuyentes o sea a usted y a nosotros que pagamos impuestos, y el resultado es que “nos ha salido más caro el caldo, que la albóndigas”, para aclarar un poco más lo anterior analicemos algunos de los aspectos que no se han considerado:

1.- La corrupción en Latinoamérica como la herencia de la conquista. (El problema racial).

¿Qué cultura de legalidad, transparencia y honestidad se podría esperar del encuentro de dos mundos?, donde los conquistadores avasallaron a los conquistados, robándoles sus tierras, sus recursos, violando y ultrajando a sus mujeres, aplastando sus creencias, tradiciones y cultos, e intercambiándoles “espejitos” por oro, y además despreciando al producto de la mezcla como hijos bastardos. Esto en cualquier mente juiciosa y clara es fuente de Corrupción pura . ¿Cómo esperar que la sociedad resultante de “este encuentro” vaya por caminos de honestidad, cuándo está conciente de que unos pocos (en la actualidad los criollos), por caminos corruptos se hicieron y se hacen de casi todo?, resultado: “el que no tranza no avanza”, ¿porqué yo no, y ellos sí?, ésta es la justificación más socorrida para entrar en los “augustos caminos de la corrupción y el agandalle”.

De lo anterior se deduce que mientras el tema racial no sea resuelto en todos los países que fueron conquistados desde la llegada de los españoles a América, y por lo tanto se revalore la presencia y rol de todas las razas en un marco de igualdad y respeto, el tema no se resolverá a cabalidad porque buena parte de la solución pasa por éste punto. Baste recordar por ejemplo que otra vez los criollos de la actualidad, son los que se han beneficiado de manera ilegal por ejemplo (embolsándose sumas escandalosamente millonarias) con los rescates bancarios en los países de Latinoamérica entre muchas de sus prácticas corruptas, que hoy son el mejor aliciente para que la mayoría busque los mismos caminos para resolver sus problemas, o sea que son los grandes promotores de la corrupción. Sí checan los apellidos de los personajes, se darán fácilmente cuenta de que estamos en lo correcto.

2.- Más de la mitad de la corrupción sale de los hogares. 

¿Cómo esperar que las personas sean respetuosas de la legalidad, cuándo los aprendizajes en el hogar van por el camino contrario?, para muestra veamos algunas expresiones muy cotidianas en los hogares:

– Dile que no estoy.
– No le vayas a decir a mi papá que no hice la limpieza.
– Si tú mamá te pregunta le dices que llegué temprano.
– Lo que te regalé fue producto de los impuestos que evadí.
– Nunca le digas al profesor que te hice la tarea.
– Cuando vengan tus tíos no vayas a pelear con tu hermana como lo haces siempre.
– Les dices que llegamos tarde porque se nos descompuso el auto.

Estas, entre millones de cosas que vivimos a diario en el ambiente de la familia, van educando con el ejemplo a los miembros del hogar para que estén muy bien preparados para su incursión al mundo social, con la convicción y práctica de que todo se puede hacer según se vivió en el Canon familiar. Expresado de otra forma, con los ejemplos y vivencias del hogar salimos a practicar lo mismo al mundo laboral, social etc., lo que desafortunadamente contribuye en gran medida al incremento de la Corrupción, “al cabo que sí en la casa lo pude hacer”, ¿por qué afuera no?

3.- El sistema actual no permite que nadie se haga rico legalmente de la noche a la mañana. 

Para todos pasa desapercibido ó es muy común, que muchas personas de la noche a la mañana pasen a situaciones de riqueza como sí fuera algo muy normal, no se diga sí se trata de “personajes de cuello blanco” de los diferentes sectores sociales, y nunca razonamos que las leyes y procedimientos sociales hacen imposible que alguien se vuelva rico legalmente sí no es por causas muy definidas, como las decía un viejo hombre de campo:

– Porque te lo dieron . (una herencia por ejemplo)
– Porque te lo encontraste (hallar un tesoro escondido, ó sacarse la lotería por ejemplo).
– O bien porque te lo robaste, u obtuviste por un medio ilícito .

las dos primeras causas son muy definidas y escasas, pero como abunda la tercera que escorrupción pura . O sea que mientras no se transparenten y legitimen los aspectos jurídicos y normativos para acceder legalmente a un patrimonio justo, esto es un incentivo para la corrupción. Ante ésta realidad es necesario replantear y reformular las estructuras y procedimientos con los que cuenta el estado y la sociedad, para que respondan de manera eficaz y eficiente al reto de someter los índices de corrupción a los más bajos niveles, donde no presenten ningún problema social.

Surge por lo anterior la pregunta obligada, ¿quién se beneficia del actual estado de cosas? Porque sí bien la corrupción es el efecto de la enfermedad, es necesario saber cuales son las causas reales, y determinar beneficiados y perjudicados con claridad, ya verán que cuando se concluya éste ejercicio nos vamos a llevar tremendas sorpresas.

Sí los responsables de combatir la corrupción no toman en cuenta aspectos de cultura y estructura, como las causas anteriores entre otros, el combate será parcial y poco eficiente como ha sucedido hasta ahora, por lo que es muy difícil que se puedan obtener resultados sustentados y creíbles en la lucha contra éste mal. Ah, y cosa muy importante; es necesario que todos, empezando por los personajes más encumbrados de la sociedad de todos los ámbitos PREDIQUEN CON EL EJEMPLO. Porque “las palabras convencen, pero el ejemplo arrastra”, y por lo mismo “la honradez significa primeramente el imperio de la verdad” J.C. Muñoz.

Saludos y buena vida para todas las personas de buena voluntad.

Moctezuma Cortés
El mestizo mexicano