Persiste el racismo étnico en Gran Bretaña

Cuando la inmigración de La Mancomunidad Británica de Naciones a Gran Bretaña comenzó en grandes números hace medio siglo, los recién llegados hicieron frente al instintivo y desaforado fanatismo.

La legislación de las relaciones de raza han delimitado la mayoría de las expresiones públicas de racismo y dos generaciones de jóvenes blancos han crecido junto a caras negras y asiáticas en las principales calles de todo el país.

La minoría étnica británica a menudo se encuentra en desventaja comparado con sus vecinos blancos en sus vidas diarias. Son propensos a ser relegados de las escuelas, encarcelados, mal remunerados en los trabajos y con un nivel de vida inferior que es propenso a convertirlos en criminales.

La oleada de ayuda en los últimos dos años por el partido nacional británico sugiere que el prejuicio racial aun persiste en muchas comunidades blancas.

La población del Reino Unido ahora es de 60 millones de habitantes, 4.6 millones (8 por ciento) venidos de una minoría étnica. Eso incluye a 2.3 millones de personas de ascendencia asiática, 1.1 millones quiénes son del Caribe negro o africanos, y casi 700.000 de raza mezclada.

Un estudio realizado el pasado mes de noviembre por sir Derek Wanless, reveló que los niños negros son cinco veces menos probables a ser colocados como “dotados y talentosos” que los niños blancos, y tres veces más probablemente de ser excluidos que los blancos.

Fuente: (www.jornada.unam.mx)