Presidenta de Suiza llama contra el racismo

La presidenta Micheline Calmy-Rey admite que el racismo sigue siendo un problema en Suiza, a pesar de que la Constitución prohíbe tal discriminación.

Calmy-Rey hizo estas declaraciones con ocasión del Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial.

“Seamos honestos: no podemos descartar fácilmente la existencia de racismo en nuestro país”, dice en un comunicado la actual presidenta y ministra de Asuntos Exteriores de Suiza.

“La gente de distinto color de piel es (a veces) vilipendiada y vista de manera hostil”, añade Calmy-Rey. “Esta realidad me entristece porque se opone diametralmente a los principios de nuestra Constitución, principios tales como son la solidaridad e igualdad de derechos y oportunidades”.

A su juicio, los derechos humanos y la igualdad no están exclusivamente reservados para los ciudadanos suizos, sino para todos en el país, sin tener en cuenta la nacionalidad ni el color de la piel.

Fuente: swissinfo.org