Los cambios en el entorno y la ignorancia de nuestros dirigentes

Sí a usted le ha tocado presenciar un temblor de tierra de 5 ó 6 grados Ritcher, seguramente se acordará de cómo se transforman nuestras sensaciones en todo el cuerpo cuando el movimiento telúrico está sucediendo, y como de una u otra forma nos vamos siendo presa de un nerviosismo y desesperación en la medida en que avanzan los segundos, hasta que por fin cuando el final llega, sentimos el gran alivio y regresamos al orden de nuestro estado normal; bueno el asunto es que de alguna forma el inesperado temblor alteró nuestra estabilidad a la que estamos acostumbrados a vivir todos los días.

Es decir, está demostrado que los efectos del entorno externo nos afectan de una u otra manera en el entorno interno, y que pretender ignorar ésta situación nos vuelve más frágiles, de lo que ya somos, para superar los efectos de la naturaleza; hoy nadie desconoce ó soslaya los cambios que se están dando en el medio ambiente producto de nuestras irresponsables conductas, ni a nadie es ajeno que el asunto ya llegó a tal grado de que sí no hacemos nada efectivo e integral por remediar ésta situación, ponemos en peligro la existencia de nuestra especie, y la de otros seres vivos que conviven con nosotros.

Resulta alarmante que las situaciones señaladas anteriormente, que por cierto han sido ampliamente divulgadas, no logren aún construir el consenso necesario para empezar urgentemente la reconstrucción del entorno ecológico del planeta, quiero pensar que esto es más por falta de toma de conciencia, que por maldad, porque yo sigo creyendo que “el ser humano es bueno por naturaleza”, recordemos que para empezar cualquier cambio trascendente en el ser humano, es necesario empezar por “una toma de conciencia”, pues quien no empieza por aquí, inexorablemente está condenado a obtener resultados parciales y poco duraderos, para mí la toma de conciencia es “la llave que abre la puerta del espíritu” y ahí se encuentra la esencia de lo que somos como manifestación de vida eterna, y donde se asumen compromisos verdaderos y permanentes para cambiar de una situación, a otra mejor, ahí no podemos engañarnos, ahí es “el salón de los espejos” descrito en las profecías mayas, ahí nos enfrentamos a nuestras debilidades y limitaciones, pero también a nuestras vocaciones y posibilidades, ahí en suma, sólo hay verdad, verdad, y más verdad.

La toma de conciencia requiere de torrentes de información de toda índole para poder realizarla, porque ésta inicia con del reconocimiento de la gravedad de la situación actual que padecemos para asumir un compromiso inquebrantable para superarla, a esto han contribuido de manera sustantiva dos revoluciones: “la digital” y “la del conocimiento”, que han sido el requisito sustantivo para propiciar el nacimiento de la tercera gran revolución de nuestros días: “la de las conciencias”, que de manera silenciosa se extiende por toda la faz de la tierra, y que además tiene sus efectos en los cambios del entorno ya señalados.

Por lo anterior resulta inquietante y preocupante que los dirigentes de todos los niveles, áreas, y sectores de la sociedad, salvo en minorías muy focalizadas, no estén incursionando en las causas y efectos verdaderos del origen de los cambios a los que todos sin excepción hoy estamos sometidos, vuelvo a reiterar que es mas por ignorancia que por otra razón, para muestra veamos algunas situaciones que hoy se viven en todos los países del orbe:

1.- Se vuelve mas difícil ocultar la información.
2.- Hay una exigencia irrenunciable de la sociedad por la transparencia y rendición de cuentas.
3.- La actuación de los servidores públicos, es escudriñada con mayor fuerza.
4.- La gente tiene mayor participación y valor para denunciar los problemas que le aquejan.
5.- Cada día se rechaza con contundencia la manipulación de conciencias.
6.- Los problemas raciales escondidos, ignorados, ó desapercibidos, salen a la luz pública con fuerza y contundencia.
7.- La revaloración de roles de los actores de la sociedad, es un proceso irreversible.
8.- Resurge con mayor fuerza la vocación pacifista del género humano.
9.- Surge una ola mundial, que como fuerza invisible rechaza la violencia y el terrorismo.
10.- Empieza a campear en todo el mundo el espíritu de solidaridad entre los seres humanos, por encima de los grupos de poder.

Las anteriores son entre muchas, manifestaciones que nos acompañan en la vida cotidiana, pero a nadie se le ocurre pensar que el entorno hoy está en constante y creciente cambio, y que esto afecta el desempeño de nuestros roles en lo individual y colectivo. Así por ejemplo en México hemos visto como el actuar de los personajes del poder y del dinero, se han enfrascado en una lucha mugrosa y degradante por conservar e incrementar su status, sin escrúpulos e invocando a los mejores valores éticos y morales, los vemos revolcarse en el fango del espionaje, en el estiércol de la mentira, en la documentación de lo perverso, etc. y todos creemos que es porque los políticos y los empresarios como el involucrado en el asunto de los videos son así, ó que se lo debemos a la denuncia ciudadana, sin que nadie, absolutamente nadie, repare en considerar que el nivel de la energía mental del planeta está creciendo, y que los rayos del centro de la galaxia que llegan al sol y por ende al planeta, están aumentando el nivel de vibración de los seres vivientes, entre ellos nosotros los humanos, situación que inclusive la NASA avala por las mediciones que han hecho al respecto.

Hoy todo el mundo reconoce por ejemplo, los efectos de los ciclos de la luna en la absorción de líquidos y en el crecimiento de las plantas; por lo que nuestro actuar no es producto de la casualidad, ó en el caso de los políticos y empresarios coludidos, tampoco es una aportación desinteresada ó atribuible a la apertura, ó a la democracia, por el contrario es que de una u otra forma, cada uno de nosotros se acerca al momento ineludible del encuentro con nosotros mismos y con nuestra conciencia, sólo que muy pocos se han percatado de ello, y sólo se dejan llevar por los acontecimientos; pero la realidad subyacente es que el entorno está cambiando y que ello afecta y está alterando nuestra forma de pensar y actuar, que lástima que nuestros dirigentes vayan a ser los últimos en enterarse, porque en la medida en que respondamos a la toma de conciencia, en ésa misma medida será el nivel de dolor y sufrimiento que experimentaremos en los cambios que vamos a vivir como especie, y a ésta cita, nadie podrá faltar por más que quiera evitarla .

Por el bien de nosotros y la vida en el planeta, roguemos a nuestro Creador que mas temprano que tarde, nos enfrentemos al reto de nuestra toma de conciencia individual, para construir la conciencia colectiva que es el único escudo que tenemos para evitar los cataclismos que podemos vivir, y que le dé el rumbo, dirección y certeza a la especie y a toda manifestación de vida, de acuerdo con el plan divino.

Toda evolución necesita un momento de crisis, por ello los signos de ahora, son los signos de los tiempos, lo bueno del ser humano vencerá los miedos, debilidades, y frustraciones que todos tenemos, porque la evolución y progreso del género humano, es la simiente de la Sociedad del Amor que todos esperamos construir con nuestro grano de arena, para seguir en la larga espiral, por no decir eterna, de nuestra evolución espiritual.

Saludos y buena vibra para todos.

Mestizo Cósmico