Racismo en un tubo de ensayo

Las universidades de Estados Unidos comenzaron a analizar las causas de la escasa representación de las minorías étnicas y de las mujeres entre sus profesores, pero el camino promete ser largo y lleno de obstáculos.

Esto se debe a que la dirección de estas instituciones parecen no ser consciente del problema, advierten los afectados

Un científico negro debió pasar 12 días en huelga de hambre para que el Instituto de Tecnología de Massachussetts (MIT), uno de los grandes centros universitarios de Estados Unidos, accediera a investigar la posible discriminación racial en su perjuicio.

El MIT negó al biólogo James Sherley la permanencia en su cargo. Sherley y otros educadores atribuyen a la discriminación racial la escasa proporción de científicos negros en este y otros centros de investigación del país.

Sherley terminó su ayuno el 16 de febrero, cuando el MIT se hizo responsable, a través de una declaración pública, “responsable de garantizar un entorno en el que todos los miembros de nuestra comunidad diversa se sientan bienvenidos y respetados”.

“La protesta del profesor Sherley concentró la atención en los efectos que puede tener la raza en la contratación, progreso y experiencia de los profesores de una minoría subrepresentada”, admitió el MIT.

Seguir leyendo: (http://ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=40302)
Fuente: ipsnoticias.net