Qué es el mestizaje cultural

Temas TOP
- El Mestizaje
- Tratado de Waitangi
- Alucinación
- Preste Juan
- Segregación
- Racismo del mundo real se pasa al virtual
- Historia de la Filosofía

Cuando en el II Congreso de estudios mayas alguien me preguntó qué entendía yo por mestizaje cultural, empecé explicándole qué era lo que “no” entendía por eso, y le dije que, para mí, mestizaje cultural no significaba ladinización ni asimilacionismo ladino de los indígenas; tampoco una propuesta falsamente conciliatoria que postule un hermoso ser mestizo perfectamente balanceado, homogéneo y sin diferencias ni diversidades culturales, armoniosamente nacional y feliz, ni mucho menos una “raza cósmica” destinada a dominar el mundo.

No, eso no es el mestizaje cultural que yo propongo como eje de la reflexión sobre la nación y la identidad nacional.

Lo que yo entiendo por mestizaje cultural parte de la noción de que Guatemala es un mosaico o ensamble de diferentes culturas, énfasis y especificidades culturales que conviven en el mismo territorio pero de manera conflictiva por razones económicas y de prejuicios étnicos históricamente gestados. Ningún grupo social está exento de tener prejuicios étnicos y culturales, como lo prueba la feroz enemistad entre quichés y cakchiqueles, de orígenes precolombinos. Pues bien, esta convivencia multi e intercultural tiene infinidad de puntos de contacto que originan hibridaciones culturales e identitarias (como el actual Rabinal Achí, el culto a Maximón y San Simón, la televisión por cable y los videojuegos en las comunidades indígenas) que son las que precisamente conforman los espacios del mestizaje cultural. Son estos innumerables puntos de contacto de la convivencia interétnica y multicultural lo que, a mi modo de ver, caracteriza al país (y a América Latina), y no las diferencias magnificadas en las cuales insisten los gruidos culturalistas y esencialistas.

Mi propuesta va en la dirección de partir de estos puntos de contacto, de estos espacios de hibridación y mestizaje cultural para pensar la nación multicultural y la identidad nacional, y no partir de magnificar y reivindicar supuestas diferencias bipolares porque eso nos divide cada vez más. El movimiento mayista magnifica y reivindica las diferencias y no enfatiza los mestizajes que, yo considero, son más grandes y significativos que las dichosas diferencias. Estoy convencido de que los espacios de mestizaje cultural posibilitados por la convivencia interétnica y multicultural conflictiva expresan y caracterizan mucho más al país que un conjunto de diferencias que separan a los grupos de distinta especificidad cultural. De modo que si buscamos un punto de convergencia, un denominador común que nos identifique como nación y como ciudadanos de esa nación multicultural, el mestizaje intercultural es un eje más expedito que la diferencia, para lograrlo.

Esto es lo que yo entiendo por mestizaje cultural, y esto es lo que propongo repensar para contribuir a la democratización étnica que, pienso, debemos alcanzar por medio de una negociación interétnica.

Indios y ladinos, “mayas” y mestizos son abstracciones a las cuales remitimos nuestras identidades híbridas y mestizadas. No existe el indio o el “maya” ni el ladino o el mestizo químicamente puros.

Según Eric Wolf, en el siglo XVIII ya no había “indios puros” en Mesoamérica. Fuentes y Guzmán, por su parte, se refiere al creciente mestizaje biológico y cultural que vuelve ladinos (a falta de otro término) a los habitantes de los barrios de la ciudad de Santiago de Los Caballeros de Guatemala. Y Batres Jáuregui indica que ya en siglo XVIII, ladino era un término que se usaba para referirse a cualquier persona que no se identificara como indio (aunque lo fuera, me imagino), y en él se incluía a los negros.

Situémonos en los espacios de hibridación y no en polaridades arquetípicas para inventar una nación interculturalmente democrática y ya dejémonos de esencialismos, fundamentalismos, puestas en escena, victimizaciones y oenegés.

Regresar