Visión Venzolana del Racismo

Origen humilde, o color de piel. Hoy los valores contemporáneos exigen la igualad de todos los seres humanos sin tener en cuenta sexo, edad, condición social, color de piel ni religión. Todos los seres humanos son en principio iguales ante la ley. El color de piel sigue siendo un factor discriminatorio y según las culturas, los hombres se evalúan según sean blancos, asiáticos, y mestizos de toda categoría. En la época de la Colonia la clasificación según los colores, orígenes, alcurnia, contaba con no menos de 16 clases, y restos de esas distinciones continúan hasta hoy.

Venezuela es un país donde las distinciones y exclusiones raciales son cada vez menos perceptibles, pero no del todo.

Se cita un episodio de la que en nuestro juicio es la mejor novela venezolana. Ifigenia, historia de una señorita que se fastidiaba, de Teresa de la Parra. Conversan una ama y una sirvienta negra que es, de acuerdo a la expresión usual “casi de la familia”,

Y se habla de una persona que es totalmente blanca
– ¿Blanca del todo?
– Si, Blanca, blanca, es la respuesta.
– ¿Pero blanca, blanca, blanca ? insiste la preguntona
– Esos tres golpes no los resiste nadie en Venezuela, señorita.

Hay pacientes que vienen a la consulta padeciendo de una carga de inferioridad por su origen, su condición de hijos ilegítimos, de haber tenido un padre alcohólico, haberse criado en una zona marginal, haber contado con delincuentes entre sus antepasados.