Racismo en escuela norteamérica cambia las cosas

Un niño blanco que pedía plaza para estudiar en un colegio de Estados Unidos no lo consiguió: las leyes que apoyan a las minorías raciales decían que ya estaba completo el cupo de blancos.

Sin embargo, el colegio disponía de plazas libres. Los padres reclamaron y, al final, un tribunal les dio la razón. Lo curioso es que los jueces se basaron en un caso de hace 50 años en el cual el demandante era negro.

Se llamó el “caso Brown” y se consagró como un hito de la democracia americana. Ahora ya no es un hito y muchos quieren enterrar aquel recuerdo… porque sirve a los blancos.

Fuente: elmanifiesto.com