Racismo antihispano en los EEUU

El Consejo Nacional de la Raza, la organización hispana más grande de Estados Unidos, que realiza esta semana su reunión anual en Miami, debería seguir el ejemplo de los afroamericanos y los judíoamericanos, y lanzar una campaña masiva contra los prejuicios raciales antihispanos en los medios, la industria del entretenimiento y la política.

La derrota en el Senado del proyecto de ley para legalizar a la mayoría de los 12 millones de indocumentados, ha dado lugar a la mayor explosión de sentimientos antihispanos que he visto desde que llegué a este país hace tres décadas.

Una encuesta nacional de Bendixen y Asociados dice que el 76% de los hispanos en EEUU afirma que el sentimiento anti-inmigrante está creciendo, y un 62% dice que los afecta directamente. Pocos creen en las afirmaciones de los conductores de radio y televisión que se opusieron al proyecto de regularización de los indocumentados, argumentando que ellos sólo se oponen a la “inmigración ilegal”. La misma encuesta preguntó los motivos del sentimiento anti-inmigrante en EEUU y el 64% de los hispanos identificó “el racismo contra los inmigrantes latinoamericanos”.

Sin embargo, aunque los 44 millones de hispanos ya son la minoría más grande de EEUU, no se ve de parte de ellos la clase de protestas masivas nacionales que uno vería si estas declaraciones estuviesen dirigidas hacia los afroamericanos o judíoamericanos. Cuando uno visita la página de Internet de la Asociación Nacional de Personas de Color (NAACP), una de las primeras cosas que se ve es el titular de “Campaña ¡Stop!”, que es un llamado a la acción contra del racismo hacia los afroamericanos en los medios de difusión.

La NAACP y otros grupos afroamericanos constantemente lanzan campañas para denunciar públicamente el racismo en los medios, y recientemente forzaron el despido del conductor de radio, Don Imus, por un comentario sobre las integrantes del equipo de basket femenino de la Universidad de Rutgers. De la misma manera, la Liga contra la Difamación (ADL) ha estado denunciando casos de racismo contra los judíos desde 1913.

Pero la página de Internet del Consejo Nacional de la Raza, no tiene el mismo énfasis en el combate contra el racismo en los medios. Su consigna principal es “¡Ya es hora!”, una cruzada nacional para lograr que unos 2 millones de hispanos se hagan ciudadanos y voten en las elecciones de 2008.

La presidenta de la Raza, Janet Murguía, admite que los hispanos deben luchar más en contra de la intolerancia en los medios. “Necesitamos repensar nuestra estrategia, no hay duda de eso”, me dijo Murguía. “Pero el cambio clave en el que nos debemos concentrar es poder influenciar el resultado de las elecciones”.

Mi opinión: el Consejo Nacional de la Raza y sus instituciones hermanas están haciendo lo correcto con su convocatoria “¡Ya es hora!” para lograr que más hispanos se hagan ciudadanos y voten. Pero deberían también lanzar una campaña paralela titulada “¡Ya basta!” para identificar y denunciar a aquellos que sistemáticamente critican a los hispanos en los medios. Si se permite que siga creciendo el sentimiento antihispano, pronto existirá una subclase de 12 millones de indocumentados que no sólo se sentirá frustrada por no contar la ciudadanía, sino que también se sentirá insultada en los medios. Y la exclusión social mezclada con la frustración es un cóctel peligroso, como hemos visto en las protestas de los jóvenes musulmanes que incendiaron los suburbios de París en 2005.

Fuente:diariodecuyo.com.ar