Alarma en Europa por racismo creciente

La organización Human Rights First presentó un informe escalofriante que abarca doce años, desde 1984, cuando comenzó el monitoreo del crecimiento de la intolerancia, hasta el año pasado. La Europa que quiere presentarse como modelo de los Derechos Humanos demostró que está lejos de serlo. Aquí algunos ejemplos de vergonzosa discriminación:

Repelente para pobres
El alcalde de Argenteuil, George Mothron, aliado de Nicolas Sarkozy, compró un aerosol repelente para echar en los lugares donde se instalan los “sin techo” y evitar así que permanezcan en espacios céntricos. El aerosol fue usado en un centro comercial. Rociaron la salida de emergencia donde suelen refugiarse personas sin vivienda. El Partido Socialista denunció una “escandalosa caza del pobre” y los sindicatos, “indignación” por una iniciativa “repugnante”.

La Policía defiende a los agresores
La homofobia es mayor en el Este europeo. Las fiestas del “orgullo gay” organizadas en cinco ciudades de esa región en la primavera y verano de 2006 (Moscú, Bucarest, Varsovia, Riga y Tallín) concluyeron bruscamente con ataques de grupos de extrema derecha nacionalistas que causaron una buena cantidad de heridos y lesionados. Contaron al menos en parte con la complicidad de la misma policía, que repartió más palos a las víctimas que a los verdugos.

La “cacería” de inmigrantes
El alcalde de Treviso, Giancarlo Gentilini, en varias oportunidades quitó los bancos públicos donde se sentaban los inmigrantes y hasta propuso disfrazar a los “extracomunitarios” de liebres y suministrar escopetas a los italianos de Treviso para que ajustaran las cuentas. Hace unos días anunció también que cerraría una playa de estacionamiento para que no se junten a la noche los “culattones”, término despectivo para aludir a los homosexuales.

Fuente: infobae.com