Racismo afecta la mortalidad infantil

Durante décadas, los expertos han tratado de determinar por qué los bebés afroamericanos tienen el doble de probabilidades de morir que los de raza blanca.

Una nueva serie de estudios del Health Policy Institute del Centro de Estudios Económicos y Políticos, además de un creciente número de neonatólogos de todo el país sugieren que los efectos de la tensión producida por el racismo pueden jugar un papel en eso.

La mortalidad infantil es un enigma complicado, que incluye pobreza, mala nutrición, atención prenatal inadecuada, embarazo juvenil, herencia, hipertensión, estrés, obesidad, insuficiente peso al nacer y parto prematuro. No obstante, algunos neonatólogos y defensores de la salud infantil han promovido más investigaciones para averiguar las causas sociales por las que esos factores parecen afectar más a los bebés afroamericanos que a otros.

Para las 600 mujeres de raza negra en Atlanta que participaron en un estudio relacionado sobre los efectos de la discriminación racial en la salud, las causas del mayor nivel de estrés fluctúan desde los comentarios de maestros blancos sobre ”esos niños” hasta tener que trabajar horas extra para adquirir la aceptación de colegas blancos.

En sus estudios, Lu y sus colegas hallaron que el número desproporcionadamente elevado de restaurantes de comida rápida y de tiendas de licores, el número inferior de tiendas de comestibles y el costo más alto de los vegetales frescos en muchas comunidades urbanas predominantemente negras influyen a las mujeres pobres de esa raza a decidir qué comer o dónde vivir. Lo mismo ocurre con el nivel delictivo de esas comunidades y las preocupaciones por tener que mandar a los hijos a escuelas mal habilitadas y con personal inadecuado.

Fuente: elnuevoherald.com