Otro incidente de racismo en un tren conmociona a España

La creciente polémica por el racismo en España tuvo otro episodio: un centenar de pasajeros del tren que cubría el trayecto entre Gerona y Figueres, cerca de Barcelona, protestó airadamente después de que el guardia sólo le exigiera el boleto a un pasajero de raza negra.

El hecho se produjo un día después de que se diera a conocer el video que muestra a un joven catalán golpeando a una menor ecuatoriana en un tren de Barcelona. El atacante se excusó ayer y dijo que estaba “borracho” en el momento de la agresión, ocurrida el 7 de octubre pasado.

En tanto, los pasajeros del tren a Figueres empezaron a silbar en apoyo a Iván Ramos, un pediatra cubano de un Centro de Atención Primaria (CAP) de esa localidad, cuando éste se negó a entregar el boleto al guardia como protesta por el retraso de más de 20 minutos que llevaba el tren.

Uno de los pasajeros declaró que el guardia había ido directamente hacia Ramos y que había amenazado con parar el tren si no le entregaba el boleto.

Ante la negativa del pasajero, el guardia decidió detener el transporte durante siete minutos en la estación de Flaçà y otros 30 en la de Camallera, lo que, en total, hizo que la llegada a Figueres se produjera casi una hora más tarde de lo previsto.

En Figueres esperaban agentes de la policía regional de Cataluña, que comprobaron que Ramos llevaba el boleto validado y dejaron que se marchara sin mayores consecuencias.

Fuente: lanacion.com.ar