Racismo ahoga Reino Unido

¿Qué pasaría si uno de los países más cosmopolitas del mundo comenzara a tener problemas de raza? ¿Qué ocurriría si se descubre que una de las potencias económicas más influyentes tiene cárceles sólo para inmigrantes? ¿Qué consecuencias tendría que la sociedad británica se encontrara ahora más dividida que nunca?… ¿Y si todos estos planteamientos fueran ya una realidad?

Las rivalidades y prejuicios entre religiones, costumbres e idiomas en Reino Unido han alcanzado sus cotas más altas. Así lo revela el último informe de la Comisión para la Igualdad Racial, un organismo que, tras 31 años, cierra sus puertas para siempre tras la decisión del Gobierno de crear una Comisión para la Igualdad y los Derechos Humanos.

En el Reino Unido que la vio nacer, los policías de color y asiáticos no patrullaban las calles, las minorías étnicas no tenían sitio en las butacas de diputados y los telespectadores comenzaban a acostumbrarse a la idea de que un hombre negro -Trevor McDonald- leyera las noticias en televisión. En el Reino Unido que ahora deja, el velo islámico -el que se ha tenido que quitar la ex mujer de uno de los hijos de Ben Laden por ser británica- es ahora un símbolo que provoca animadversión.

Fuente: larazon.es