Racismo, una plaga que crece en España

Varios casos de ataques a inmigrantes por parte de súbditos españoles encendieron las alarmas sobre racismo en el país europeo. Durante este año se han registrado 300 denuncias por agresiones. Los expertos afirman que el rechazo a los extranjeros no se manifiesta solamente de forma violenta. En las aulas de clase y en los empleos también hay casos de exclusión racial.

Los resultados de todas las encuestas siempre son los mismos: los españoles no se consideran racistas ni xenófobos, pero un buen número matiza que tiene alguna “prevención” con gitanos y moros (marroquíes).

Aquello que define a la xenofobia no va con ellos, es decir, no tienen “un temor irracional y persistente hacia un objeto o una persona cualquiera, en especial, extranjera”.

Pero algo cambió. A pesar de que lo sigan negando, no pueden dejar de pensar en lo que sucedió en los últimos días, es decir, las agresiones a extranjeros. La más reciente tuvo lugar esta semana cuando el palmireño Jaime Saa fue salvajemente agredido por cuatro españoles, cuando salía de una discoteca.

Otro sonado caso fue el de Fanny, una enfermera ecuatoriana, agredida por una doctora en una empresa de Castellbisbal, Barcelona, por “falta de entendimiento entre ambas”.

La doctora tuvo que indemnizar a la enfermera con 450 euros por las contusiones que sufrió como consecuencia de la golpiza, en la cara, especialmente en uno de los labios.

Fuente: elpais.com.co