El Rey en América

El rey de España, convertido en eslogan de movimientos políticos latinoamericanos. Es una novedad. Una novedad absoluta para un español de edad media que ha crecido viéndolo siempre envuelto en discursos institucionales sin sustancia práctica: el rey elogia a los presentes y reparte deseos sobre un mundo mejor.

Pero ahora no. Ahora, el rey se ha convertido en un actor político independiente. No como un instrumento del Gobierno –que hace unos días lo envió a Ceuta y Melilla para expander el patriotismo español frente a los marroquíes-, sino como un agente que va por libre, y decide que ya no se calla más, y se convierte en referente de Jaime Bayly en la televisión peruana, y todo por decirle al presidente venezolano, Hugo Chávez, que se callara.

La verborrea de Chávez acribillaba a Aznar, sin atender a las reglas elementales del protocolo diplomático, y la cumbre iberoamericana, convertida en foro del desencuentro, iba directa al fracaso cuando el rey increpó a Chávez, y ahí se acabó una etapa –tal vez hipócrita pero, al mismo tiempo, fructífera- de la reciente historia de la Corona española en América.

El no te calles del rey a Chávez mina a la monarquía y pone en evidencia a la política exterior española en Latinoamérica, donde, al parecer, no es capaz de garantizar un marco adecuado para sus intereses económicos y políticos.

Fuente: lavanguardia.com