Industria británica de la belleza, acusada de racismo

En una sociedad tan multirracial como la británica, era inevitable que las minorías étnicas terminaran exigiendo su propio canon de belleza. La abrumadora mayoría de los y las modelos, en la pasarela y la televisión, son blancos. La propia industria cosmética está pensada para rasgos raciales caucásicos (blancos), no para cutis negros ni cabellos asiáticos.

Hay quien ha visto negocio en esto: ya se anuncian nuevas líneas de productos “étnicos”, específicamente pensados para unas minorías que rápidamente dejan de ser tales. La pregunta de fondo es la siguiente: ¿En qué medida el canon de belleza es irrenunciable como elemento de identidad cultural?

Un estudio ha revelado que las personas negras y asiáticas son ampliamente ignoradas por la industria de la belleza en el Reino Unido. Esa industria mueve más de 3.000 millones de libras al año (4.160 millones de euros). Lo acaba de publicar The Independent en su sección de Quejas del Consumidor, en un artículo firmado por Martin Hickman, el pasado 15 de Noviembre.

Pocos gigantes de la cosmética producen “gamas de productos étnicos” (sólo Dios y los del Independent sabrán qué quiere decir eso), y pocos grandes vendedores los almacenan, lo que significa (obviamente, para The Independent) que las mujeres negras y asiáticas tienen que usar productos fuera de temporada importados de los Estados Unidos y tiendas especializadas.

El Mercado de los Estados Unidos ha cambiado poco desde los 80. El modelo “dientes blancos y pelo voluminoso” queda fuera de juego con las jóvenes negras y asiáticas de hoy, dice la compañía de sondeos comerciales Mintel.

En conjunto, el mercado para la raza negra, asiática u otras minorías, que requiera otro tipo de maquillaje y productos para el cuidado de la piel y el cabello, representa 65 millones de libras (90 millones de euros) al año, el 2% de la cifra anual anteriormente indicada, a pesar de que las minorías étnicas representan el 7.9% de la población.

La analista Alexandra Richmond cree que la gente de raza negra que busca maquillaje y productos del cuidado del cabello y la piel, termina frustrada. “Una carencia en el desarrollo de nuevos productos por parte de los fabricantes, así como una limitada disponibilidad, sin duda alguna, han sido las mayores barreras en el mercado de belleza étnico”, dice Richmond. “Aunque hay gamas de productos de belleza para los cutis más oscuros, son todavía pocas y poco accesibles las alternativas en el mercado de masas en las calles principales”.

Negocio a la vista

El estudio señala y advierte también que las compañías están perdiendo negocios muy lucrativos; el dato se añade a las pruebas de que las minorías étnicas no están lo suficientemente representadas en la industria visual de la belleza, la moda y los anuncios.

Según una ex autoridad londinense de cultura para la moda y miembro de la Asamblea de Londres, Dee Doocey, pocos/as modelos de raza negra o razas asiáticas, desfilan en las pasarelas, con las excepciones de alto nivel como Naomi Campbell. Doocey, una mujer de negocios del Partido Liberal Democrático metida en numerosas iniciativas culturales de la ciudad, como los próximos Juegos Olímpicos, ha organizado una reunión de personalidades para el próximo año, para “resolver el problema”.

Más de un 20% de la población de Londres pertenece a razas no europeas, mientras que aproximadamente sólo el 1% de las modelos entran dentro de esa categoría.

El último censo llevado a cabo por el Instituto de Profesionales del Marketing en 2003 encontró que sólo el 4% de la gente que aparece en los anuncios proviene de minorías étnicas. Cuando aparece gente de raza negra, lo hacen para poner énfasis en la diferencia más que para representar una gran parte de la población.

Las minorías étnicas están también poco representadas en papeles creativos en las agencias de marketing. Mintel dice que “el interés en el aspecto externo es universal en una era de medios modernos, donde las mujeres se sienten empujadas a sacar lo mejor de sí mismas invirtiendo en ropa y maquillaje. Y sea como fuere, en la comunidad negra, va mucho más allá”, dice el estudio.

Según The Independent, las mujeres no-blancas tienen diferentes necesidades a causa de su diferente complexión, y requieren maquillajes de especialistas, siendo más susceptibles de sufrir daños en la pigmentación.

Al final del artículo The Independent iba al núcleo del asunto, promocionando a tres compañías que traerían soluciones y sonrisas para todos, además de millones de libras para algunos (puede que incluida la señora Doocey): las marcas Clinique, Bobbi Brown y Prescriptives tienen base de maquillaje para pieles oscuras entre sus gamas generales de productos. Si la industria lanzase nuevos productos, el negocio en productos de belleza para minorías étnicas podría ascender en valor un 35%, hasta 88 millones de libras (122 millones de euros) para el 2012 (los Juegos Olímpicos, gran reparto de tajos del pastel en Londres).

Fuente: elmanifiesto.com