Tolerancia cero contra racismo en Westchester

El pasado 21 de noviembre, justamente en la víspera del Día de Acción de Gracias, un hecho estremeció el tranquilo poblado de Cortlandt, en Westchester, cuando una cruz de cuatro pies de altura apareció ardiendo en el patio de una familia negra, interpretado como un acto de racismo e intimidación.

Una pelea previa a este incidente se había producido en una escuela local ese mismo día. Un estudiante afroamericano de 15 años de edad dijo haber sido insultado racialmente por dos compañeras: una blanca y otra hispana. El joven Timothy Artope reconoció que, luego del insulto, agredió a las dos muchachas empujando a una de ellas y golpeando en la cara a la otra. Cinco alumnos de la Hendrick Hudson High School fueron suspendidos en relación a este altercado.

La policía desde un principio relacionó el hallazgo de la cruz ardiendo con el incidente en la escuela. La alumna hispana, Corina Uribe, de 15 años, negó en todo momento estar relacionada con lo ocurrido en la casa de los Artope.

Sin embargo, el jueves pasado, el hermano de la estudiante blanca que estuvo involucrada en la pelea con Artope, fue arrestado como sospechoso del crimen de odio.

Fuente: impre.com