La Virgen no tiene la culpa

El 12 de diciembre se celebra el 476 Aniversario de las apariciones de la Virgen de Guadalupe al indio Juan Diego en el cerro del Tepeyac. Miles de hombres y mujeres llegan a pie, en bici o en caballo hasta la Basílica de Guadalupe ese día para cantarle a la Virgen Morena o a la Patrona de México las tradicionales mañanitas.

Juan Diego jamás imaginó que con ese hecho logró dar razón y confianza a los miles de indios y mestizos que después de la conquista habían quedado desprotegidos por sus dioses y a merced de los españoles, quienes con la espada y la cruz en mano, los obligaban a adorar imágenes que en nada se parecían a la Coatlicue y Huitzilopochtli; sin embargo, la aparición de una virgen morena con rasgos indígenas vino a llenar ese vacío de fe entre los indios y mestizos de México, curiosamente esto permitió a la corona española establecer y consolidar la Nueva España.

Desde entonces, La Morenita ha sido partícipe de los acontecimientos históricos del país: Miguel Hidalgo la usaría como estandarte para enarbolar la lucha de Independencia, los españoles nunca imaginaron que la virgen que los ayudó para imponer su religión y consolidar la conquista de México, fuera la misma que se utilizaría para expulsarlos y establecer el estado mexicano. Cien años después, las fuerzas revolucionarias encomendaron a la Virgen Morena su lucha y su vida, si bien el movimiento revolucionario dio varios giros y por momentos perdió la razón de su lucha, la fe y la esperanza de alcanzar la paz y la reconciliación siempre se mantuvo firme en la Virgen.

Fuente: ecosdelacosta.com.mx