De Washington 1787 al nuevo presidente de EE.UU 2008

La historia de Los Estados Unidos de Norteamérica ha sido cuenta aparte, fortuita y de grandes cambios. Desde que en 1776 el Congreso Continental reunido en Filadelfia lanzó su proclama de independencia decretando el estado de guerra contra Inglaterra hasta septiembre 1783, la que alcanzó a ciencia cierta con la intermediación del Tratado de Paris y fuese electo George Washington presidente con grandes reservas por muchos de los estados.

De allí les produjo gran parte de su expansión territorial en la que Francia les cedió el estado de Luisiana, España Florida, y después de una soberana guerra con México, anexionaron Texas, Nuevo México y California, donde la política estadounidense quedo enmarcada en dos partidos, el demócrata y el republicano.

El conservadurismo aristocrático social de abolengo y el liberalismo criollo, étnico y puritano, consecuencia inter relacionada por origen y condición económica, y del caso, raza, religión, hábitos y costumbres, donde estriban hasta hoy en día, las diferencias de comportamiento que dentro de la practica contienden casi por oficio su naturaleza ciudadana.

Discriminación-racismo palabras directa e indirectamente consolidadas en la definición política partidista del “establishment” norteamericano, que actual se pondrán en juego trascendental al no tener afluencia ninguna que relacione como afro americano, (ni mucho menos descendiente de esclavo) a uno de los candidatos para la primera magistratura de la nación, que participaran en la próxima contienda electoral.

Fuente: lavanguardia.com