Vivir del racismo

El pasado mes de mayo, un parque de bomberos de Baltimore fue noticia por mostrar un ciervo con una peluca afro, diente de oro, cadena de oro y un cigarrillo colgando de su boca. Marvin Doc Cheatham, presidente de la delegación en Baltimore de la Asociación Americana para el Avance de la Gente de Color (NAACP), se puso guerrero, asegurando que “existe ahora y viene existiendo desde siempre una cultura de racismo y supremacía blanca dentro del Departamento de Bomberos de la ciudad de Baltimore”.

Pero resultó que fue un bombero negro el que disfrazó al animal. Cheatham rehusó disculparse por sus acusaciones de racismo institucional en el departamento de bomberos, manteniéndolas en los mismos términos.

El 21 de noviembre se encontró una soga de verdugo en el parque de bomberos con una nota: “No podemos colgar a los que engañan, pero podemos dejar colgados a los fracasados. SIN EMT-1 [titulación en primeros auxilios], NO HAY PLAZA”. La soga y la nota tenían como causa una investigación sobre unas posibles trampas realizadas en los exámenes que los técnicos de urgencias médicas tienen que superar para obtener el certificado.

La alcaldesa de Baltimore Sheila Dixon, negra, dijo en una declaración escrita: “Me siento ultrajada por este deplorable acto de odio e intimidación. Las amenazas y los ataques raciales son inaceptables en cualquier parte, pero especialmente en un parque de bomberos.

Fuente: libertaddigital.com