La frontera es un complejo cultural

La frontera norte de México integra un complejo empaste de culturas intercaladas con diversos grupos sociales que en el transcurso de la historia antigua y actual, han encontrado su tierra prometida, pero no sólo los connacionales, sino un amplio porcentaje de países centroamericanos.

Así como unos 50 mil habitantes del estado de Oaxaca que se han incrustado en Tijuana y Ensenada, que se sumaron al aglutinamiento mestizo provenientes de toda la República Mexicana, que al no alcanzar el “sueño americano”, se quedan en alguna parte cercana a lo que colinda con el sur de los Estados Unidos.

Este concepto es parte de las investigaciones que han llevado a cabo estudiosos de El Colegio de la Frontera Norte (El Colef) y que plasman en el libro titulado “Antropologías de las fronteras: alteridad, historia e identidad más allá de la línea”, bajo la coordinación de Miguel Olmos Aguilera.

Es así que este libro dice que de esos mestizos provenientes de todo el país, destacan los estados de Sinaloa y Sonora, Michoacán, Jalisco, Zacatecas y Oaxaca, aunque el norte de México tiene a personas de toda la república; sin embargo, la migración se restringe a la población mexicana, ya que habitantes de países de Centroamérica en su intento por cruzar hacia los Estados Unidos, al igual que muchos connacionales, se refugian ciudades fronterizas.

Fuente: oem.com.mx