Una historia olvidada

María Elena López, de 58 años, del Distrito Federal no sabía que los africanos representaban la tercera raíz de los mexicanos. Ni que algunos de sus líderes de independencia como Vicente Guerrero y José María Morelos, fueron de ascendencia africana.

Angelita Johnson, afroamericana de 48 años, se sorprende al enterarse que en un momento los mexicanos ayudaron a algunos afroamericanos en el sur de Estados Unidos en su intento por escapar de la esclavitud. Huyeron al estado de Coahuila, México y allí se quedaron a vivir.

Ambas mujeres, abuelitas y residentes de Los Ángeles, están hartas de la violencia entre latinos y afroamericanos en sus comunidades y coincidieron en que si todos supieran su propia historia, la vida en esta ciudad sería menos violenta.

Estos dos segmentos de historia son parte de los casi 500 años de relación que ha existido entre ambas comunidades en México, desde la llegada de los africanos a las costas de Veracruz, su presencia en la independencia y revolución mexicanas y una vez más su reencuentro como dos grupos diferentes en Los Ángeles.

Fuente: impre.com